Los Ciclos Biológicos Celulares Memorizados nos permiten volver conscientes patrones que repetimos de manera cíclica y establecer la relación entre nuestras creencias y nuestras experiencias vividas.

 

El estudio y análisis de los Ciclos Biológicos Celulares Memorizados, parten de las investigaciones que Marc Frèchet, psicólogo clínico, hizo acerca de numerosas repeticiones de eventos que se suceden en la vida, como por ejemplo: traumas, accidentes o shocks.

 

Estos se convierten en ciclos inscritos memorizados en nuestras células. Este método nos permite tomar consciencia de nuestros propios ciclos memorizados, responsables de la repetición de los eventos de nuestra vida que aparentemente, no tienen conexión.

 

Cuando sufrimos un gran shock, físico o psíquico, y se genera un conflicto que no se resuelve, nuestro inconsciente lo va a guardar como un programa, y lo va a meter en la memoria celular como una creencia destinada a repetirse en el tiempo, a través de otros eventos que tendrán en común resentires parecidos.

Es una defensa del sistema, que tuvo sentido en un momento dado, pero que en el presente resulta obsoleta.

 

Se trata de traer a la conciencia dichas experiencias y relacionar hechos aparentemente desconectados para generar la comprensión, ser consciente de la repetición de patrones y posteriormente des-programarlos.

 

Un poco de auto-observación basta para reconocer que repetimos patrones, atraemos el mismo tipo de personas, situaciones, vivencias parecidas en cierta manera.

 

Traer a la consciencia todo esto, hace que nos volvamos libres para no repetir dichos patrones inconscientes y poder des-programarnos.

Según el tipo de persona que consulta, esta toma de conciencia es suficiente para la reeducación de uno mismo, pero a veces no lo es, y se necesita un trabajo concreto sobre el cuerpo. La comprensión siempre tiene que convertirse en acción y no ser solo algo virtual en nuestra mente.

Nuestra vida es entonces, el resultado de creencias limitantes que se alimentan de nuestros miedos o creencias potenciadoras, que se han desarrollado durante eventos primarios en nuestras vidas, desde el vientre materno.

 

El inconsciente tiene como referencia lo que hemos vivido. Asímismo, una experiencia positiva y agradable, va a engendrar en el futuro eventos cuyos resentires sean los mismos.

En la naturaleza todo es cíclico, el día y la noche, las estaciones, el frío y el calor. Al trabajar con los orígenes de nuestras programaciones, podemos liberar eso que se encuentra detrás.