CranialLa Osteopatía Cráneo-Sacral está basada principalmente en los movimientos que realizan los huesos del cráneo y el sacro. Pero. Por el cerebro y el sistema nervioso central, es decir desde el cráneo hasta el sacro, circula el líquido cefalorraquídeo encargado de nutrirlos. Este líquido está contenido en un tejido inextensible llamado duramadre.

 

El movimiento que produce esta circulación es la respiración primaria, que no tiene nada que ver con la respiración pulmonar, ni con la circulación sanguínea.

 

La respiración primaria está presente en todos los tejidos de nuestro cuerpo, por ello se puede sentir no sólo en el cráneo o en el sacro también en cualquier tejido de nuestro organismo.

 

El líquido cefalorraquídeo podríamos considerarlo, junto con la linfa y la sangre, el eje de la vida. Es el encargado de alimentar las células de todo el sistema nervioso.

Por ello, cuando este oro líquido no circula correctamente aparece una disfunción: dolor en la espalda, falta de coordinación, falta de energía tanto física como psíquica, migrañas, dolores de cabeza repetitivos o problemas de aprendizaje, entre otras molestias.

 

Las causas por las cuales pueden aparecer estas disfunciones son muy variadas, como por ejemplo:

 

En el nacimiento: si el parto es excesivamente largo, muy a menudo la estructura craneal sufre las consecuencias, su fisiología cambia debido a la compresión de las estructuras óseas y articulares. También si se utilizó fórceps o ventosa para sacar al bebé la estructura puede verse afectada.

Por traumas directos: en casos de accidentes con golpes sobre la cabeza y el cóccix especialmente, pero también debidos a traumatismos en cualquier parte del cuerpo.

En somatizaciones psíquicas y/o emocionales, debidas a traumas no resueltos. Por contracturas musculares repetitivas.

 

 

¿Podemos resolver procesos emocionales con la osteopatía cráneo-sacral?

Las emociones son una parte de nosotros que influyen directamente en nuestro cuerpo. Primero pasa a través de nuestra mente un pensamiento o una situación que nos es reconocida. Después nuestro cerebro ordena que se produzcan una serie de liberaciones de hormonas. Estas hormonas terminan en los distintos tejidos de nuestro organismo, entre ellos el corazón y los diferentes tejidos que lo sustentan.

 

Una persona a lo largo de su vida puede acarrear una serie de traumas emocionales no resueltos empezando por la infancia, pasando por la adolescencia o en la edad adulta.

 

img16Estos traumas no resueltos pueden posibilitar que esta persona somatice en su cuerpo, de forma inconsciente, esa emoción negativa.

La Osteopatía Cráneo-Sacral, es un trabajo muy profundo donde muy a menudo vamos a trabajar con las emociones y actitudes personales que pueden ser producidas por experiencias emocionales traumáticas.

Nuestros estados emocionales, por estrés, excitación, represión, se van a reflejar en patrones y posturas musculares características llamado “memoria del tejido”. Incluso traumas físicos y emocionales del pasado están reflejados nuestros tejidos, que denominamos “nudos energéticos”.

 

Muchas personas se someten a osteopatía cráneosacral por un dolor concreto y a lo largo del tratamiento, el mismo reconoce que este dolor es producido de un problema emocional, siendo este el causante de su dolencia física.

Con la ayuda craneosacral ayudamos a liberar todos los procesos producidos por el trauma, durante en el proceso de las sesiones se produce una Liberación Somato Emocional que nos lleva al fondo del problema.

Muchos síntomas crónicos de estrés o traumas físicos y emocionales tienen su origen en el pasado. Con la ayuda de esta metodología ayudamos al cuerpo a liberar esos “nudos energéticos” y liberar el proceso emocional, resolviéndose patrones inerciales.