eye_wp

 

La Hipnosis Ericksoniana es un estado de conciencia modificado natural, un estado intermediario entre la vigilia y el sueño que atravesamos todos diariamente sin darnos cuenta, por ejemplo, cuando estamos completamente absorbidos por una película hasta el punto de olvidar lo que nos rodea. Este es el estado de conciencia que el acompañante ericksoniano utiliza.

Existe la hipnosis tradicional que está basada en la sugestión. Es la hipnosis que utilizan los hipnotizadores en los espectáculos.

 

La Hipnosis Ericksoniana al contrario, está basada en los diferentes estados de relajación más o menos profundos y en la participación activa de la persona. Por medio de una conversación o un lenguaje simbólico, el acompañante guía el inconsciente de la persona para permitirle encontrar soluciones a sus problemas.

Al relajarnos la actividad eléctrica del cerebro disminuye y accedemos a capas subcorticales más profundas, donde se encuentran almacenados nuestros comportamientos, hábitos o actitudes. En este estado de hiperconciencia, la persona está abierta a recibir toda la información que se libera de cada una de sus células y sacarla a la conciencia.

La integridad y las libres opciones del paciente son íntegramente respetadas, es decir, no es hipnosis inductiva y la persona no recibe ordenes del acompañante.

Por lo tanto durante el estado hipnótico no se pierde la conciencia.

La consulta comienza por un dialogo seguido de una sesión propiamente dicha. Al final, el acompañante establece una dialogo pos-hipnótico para saber cómo la persona sintió y resintió la sesión .